... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

23 de mayo de 2011

Reseñas, El origen.

Después de hacer una reseña de un párrafo que me ha gustado de un libro, que podeis leer en la publicación anterior, he decidido que voy a publicar una pequeña nota de aquellos libros que lea, o que haya leído, o de párrafos de ellos que me provoquen una especial emoción, bien por su significado, bien por la forma en que están escritos. Para inaugurar estas notas, propongo a continuación uno de los comienzos de novela que más de han impactado, en este caso por su belleza (es pura música hecha palabras). Se trata del principio de "Mazurca para dos muertos", de Camilo José Cela:
"Llueve mansamente y sin parar, llueve sin ganas pero con una infinita paciencia, como toda la vida, llueve sobre la tierra que es del mismo color que el cielo entre blando verde y blando gris ceniciento, y la raya del monte lleva ya mucho tiempo borrada ."
Los libros que lea en el futuro tendrán su reseña en este blog. Aquellos muchos que ya he tenido el placer de leer la tendrán también en función de que me vaya recordando de ellos. La entrada comenzará con la palabra "Reseña" seguida del título del libro y del autor. A veces será una opinión, a veces un párrafo, quizá tan solo una frase.

Pero habrá uno del que no se expondrá una sola palabra. Es mi libro preferido de todos los que he podido disfrutar. Se trata de Gabo, de Gabriel García Márquez, y de su obra "Cien años de soledad". Para reseñarlo tendría que transcribirlo completo. Es, además, el libro que más veces he releído, y cada vez he obtenido más placer de él. La edición que conservo con el máximo celo y cariño me fue regalada por mis padres un día de reyes del año 1985. A mi padre debo el impagable don de haberme aficionado a la lectura, que he procurado por todos los medios transmitir a mis hijos, como valor fundamental e intrínseco del ser humano. Nunca podré pagárselo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario