... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

17 de febrero de 2012

Lilith, la primera mujer.




Génesis 1, 27: Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó.

Génesis 2, 21-23: Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un sueño profundo, y mientras dormía le quitó una de sus costillas, poniendo carne en su lugar. De la costilla tomada del hombre, el Señor Dios formó a la mujer y se la presentó al hombre, el cual exclamó: "Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada hembra porque ha sido tomada del hombre".





     Existe una contradicción entre estos versículos. ¿Dios creó al hombre y a la mujer al mismo tiempo, iguales, a su imagen y semejanza? ¿O creó primero al hombre y posteriormente, de una costilla suya, se sacó a la mujer? Hay una hermosa teoría en la tradición hebrea, de origen mesopotámico, que nos cuenta que hubo una mujer anterior a Eva. Su nombre es Lilith.

     Esa tradición talmúdica nos dice que, efectivamente, Dios creó conjuntamente al hombre y a la mujer, iguales: Adán y Lilith. Lilith, quejosa de tener que adoptar la posición inferior cuando hacían el amor, discutió con Adán y abandonó el Paraíso. Fue entonces después cuando se crea la nueva mujer, procedente de la costilla del hombre, más sumisa y acorde con la tradición cultural judeocristiana. Aún así, esta nueva mujer, Eva, es la que llevaría a Adán a "pecar", quien lo tentaría a comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, y provocaría la expulsión del Edén. Se piensa que la serpiente que, a su vez, tentó a Eva, fue la misma Lilith.

     Varias cuestiones misóginas. Además de la obvia de crear a la mujer "a partir del hombre", ésta asume la culpa del pecado original que arrastrará la humanidad al nacer hasta el fin de los siglos; el castigo divino es diferente para uno y otro sexo: el hombre es condenado a ganarse el pan con el sudor de su frente, en cambio la condena para la mujer consiste en que  parirá con dolor a sus hijos.

     Volvamos a Lilith. La leyenda la sitúa en las orillas del Mar Rojo, donde adquiere su forma diabólica. Se convierte en una devoradora de niños, en una adoradora del semen masculino, concupiscente del propio Ángel Caído. En realidad se intenta destruir la imagen de mujer independiente, en todos los sentidos, incluso en el sexual, que pone en peligro el státus masculinizador de las sociedades occidentales. Y es aquí donde adquiere la fama que la ha traído hasta nuestros días. Paradigma de la Femme Fatale, la encontramos en su papel de seductora peligrosa, de vampiresa, de prostituta, pero también de mujer libre, independiente, sin prejuicios, que incluso en ocasiones ha sido postulada por movimientos feministas como su modelo de mujer. Olvidada en la historia, borrada del libro sagrado; pero aún las madres cuelgan escapularios en las cunas de los niños recién nacidos, para protegerlos de ella, sin saberlo.

     Yo quisiera, aparte de ese toque malvado y peligroso, y por tanto seductor, destacar un valor de Lilith: su independencia. Independencia no únicamente del hombre, sino del mismísimo Dios Creador; Lilith es insobornable, por mucho paraíso que tenga a su disposición lo abandona sin dudar, exige igualdad con el hombre en todos los sentidos. Quizá por ello su nombre únicamente se menciona una vez en la Biblia, y en una cita no muy amable precisamente:

Isaías, 34, 14: Gatos salvajes y hienas se darán allí cita, y los sátiros se reunirán; también allí se tumbará Lilit, y encontrará su lugar de reposo.

    
     
     Concluyo: particularmente yo me quedo con Nietzche:

 "El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza." 







2 comentarios:

  1. Muy buena historia aunque niche nunca me ha agradado sus comentarios son solo eso por que ni a reflexiones llegan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog. Me agrada que la historia te haya gustado. Respecto a Nietzche, hay opiniones para todos los gustos. Un saludo.

      Eliminar