... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

11 de abril de 2012

14 de abril.







     Próxima efeméride, afortunadamente cada año menos desconocida. Me he permitido trasladar a estas hojas algunos de los artículos de la Constitución Española de 1931 que me parecen significativos, fundamentalmente no solo en cuanto a la forma del Estado, sino respecto a la laicidad del mismo. Constitución que desgraciadamente vendrían a derogar de facto los fusiles y los cañones, y cuya caída, según la opinión de Gabriel Jackson, que plenamente comparto, se fraguó en los cuarteles, en los casinos y en las sacristías.

     Sirvan estas líneas como homenaje y como indicio de que queda camino por recorrer todavía.



Art. 1º.- España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y Justicia.
     Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo.
     ...


Art. 2º.- Todos los españoles son iguales ante la ley.


Art. 3º.- El Estado español no tiene religión oficial.


Art. 6º.- España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional.


Art. 25º.- ... El Estado no reconoce distinciones y títulos nobiliarios.


Art. 26º.- Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial.
      El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios, no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas.
       Una ley especial regulará la total extinción, en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del Clero.
     Quedan disueltas aquellas órdenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado. Sus bienes serán nacionalizados y afectados a fines benéficos y docentes.
     Las demás Órdenes religiosas se someterán a una ley especial votada por estas Cortes Constituyentes y ajustada a las siguientes bases:
1º. Disolución de las que, por sus actividades, constituyan un peligro para la seguridad del Estado.
2º. Inscripción de las que deban subsistir, en un Registro especial dependiente del Ministerio de Justicia.
3º. Incapacidad de adquirir y conservar, por sí o por persona interpuesta, más bienes de los que, previa justificación, se destinen a su vivienda o al cumplimiento directo de sus fines privativos.
4º. Prohibición de ejercer la industria, el comercio o la enseñanza.
5º. Sumisión a todas las leyes tributarias del país.
6º. Obligación de rendir anualmente cuentas al Estado de la inversión de sus bienes en relación con los fines de la Asociación.
     Los bienes de las Órdenes religiosas podrán ser nacionalizados.


Art. 27º.- ..... Todas las confesiones podrán ejercer sus cultos privadamente. Las manifestaciones públicas del culto habrán de ser, en cada caso, autorizadas por el Gobierno.


Art. 44º.- Toda la riqueza del país, sea quien fuere su dueño, está subordinada a los intereses de la economía nacional y afecta al sostenimiento de las cargas públicas, con arreglo a la Constitución y a las Leyes.
     La propiedad de toda clase de bienes podrá ser objeto de expropiación forzosa por causa de utilidad social mediante adecuada indemnización, ...
     Con los mismos requisitos la propiedad podrá ser socializada.


Art. 46º.- El trabajo, en sus diversas formas, es una obligación social, y gozará de la protección de las leyes.
    La República asegurará a todo trabajador las condiciones necesarias para una existencia digna.


Art. 48º.- ... La enseñanza primaria será gratuita y obligatoria.
     Los maestros, profesores y catedráticos de la enseñanza oficial son funcionarios públicos. La libertad de cátedra queda reconocida y garantizada.
     La República legislará en el sentido de facilitar a los españoles económicamente necesitados el acceso a todos los grados de enseñanza, a fin de que no se halle condicionado más que por la aptitud y la vocación.
     La enseñanza será laica, hará del trabajo el eje de su actividad metodológica y se inspirará en ideales de solidaridad humana.
     Se reconoce a las Iglesias el derecho, sujeto a inspección del Estado, de enseñar sus respectivas doctrinas en sus propios establecimientos.


Art. 85º.- El Presidente de la República es criminalmente responsable de la infracción delictiva de sus obligaciones constitucionales.


Art. 92º.- El Presidente del Consejo y los Ministros son, también, indivualmente responsables, en el orden civil y en el criminal, por las infracciones de la Constitución y de las leyes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario