... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

23 de mayo de 2012

Sentidos. Recuerdos.





     Sistemáticamente, sin darnos cuenta, vamos recorriendo la vida, acumulando recuerdos. Paso a paso, hora a hora, llenamos nuestra mente de datos como un enorme ordenador, o como un gitantesco álbum de fotos. Algunos de esos recuerdos son temporales, breves; otros permanecen, pero se diluyen, se cubren de niebla y se vuelven borrosos, pierden color, se difuminan y endulzan como si nunca hubieran formado parte de un contexto y una situación real. Otros se prostituyen y beben de la imaginación, confudiendo lo que en su día fue con el deseo de lo que pudo ser. Los más se pierden, o quedan escondidos en un rincón y, con suerte, algún hecho casual los saca a la luz de repente, como un flash, desempolvándolos de golpe.

     He observado que los recuerdos que más permanecen, y sobre todo, los que con más fuerza se nos presentan al evocarlos, son aquellos que asociamos a un olor. Quién no recuerda la ropa recién planchada, o el patio recién regado en verano, o el ramito de jazmín en la mesita de noche, al lado de la cama. Yo recuerdo vivamente, como una experiencia presente, intensa y real, el tacto de su vestido verde de lana, el calor de su mejilla ruborizada y el olor de su pelo. De ese olor, de ese recuerdo, no podré desprenderme nunca.


1 comentario:

  1. Escribir es ordenar esos recuerdos. Incluso modificarlos, tergiversarlos, anularlos, convertirlos en otra cosa que nos sea útil. Me agrade la idea de que sea el olor el recuerdo que más se aferra. La música también, Manolo. El cuerpo también recuerda. Sabe cçomo somos, sabe qué le hizo dsifrutar. Solo es nuestro lo que perdimos, sentenció nuestro Borges.
    Yo he perdido mucho, sin que se pierda del todo.

    ResponderEliminar