... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

11 de agosto de 2012

Tenebris mentes.







Agressi sunt mare tenebrarum quid in eo esset exploraturi.
... pero aún no se ha aclarado el tema de si la demencia es o no la forma más sublime de la inteligencia, si mucho de lo célebre, si todo lo insondable, no surge de una enfermedad de la mente, de estados de ánimo exaltados a expensas del intelecto general. Los que sueñan de día conocen muchas cosas que escapan a los que sueñan únicamente de noche. En sus sombrías visiones obtienen indicios de eternidad  y tiemblan, al despertar, descubriendo que han estado al borde del gran secreto.

"Eleonora".  Edgar Allan Poe.




1 comentario:

  1. Ebrio de uno, hondo, enfebrecido de realidad, es decir, afuera de ella, viéndola sin estar, alterándola, concebiendo la vida como un sueño, impunemente, sin protocolos. Cómo será vivir sin protocolos, amigo. Buen verano.

    ResponderEliminar