... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

22 de enero de 2013

Pessoa, poeta ventrílocuo.




... la realidad no me necesita.




El campo, a fin de cuentas, no es tan verde

para los que son amados como para los que no lo son: 

sentir es distraerse.

(Alberto Caerio) (*)


(*) - El más poético de los heterónimos de Pessoa. El filósofo del sentido común, de la sencillez:



Lo esencial es saber ver,

saber ver sin estar pensando,

saber ver cuando se ve,

y no pensar cuando se ve

ni ver cuando se piensa.



    



2 comentarios:

  1. Qué barbaridad. Qué cosa acabo de leer. Cosa que sabía y había olvidado. La entiendo ahora de otra manera. Los años, Manuel. La experiencia. Lo que uno ha visto. Lo que ha pensado. Procuraré hacerlo todo como Dios manda. Ay.

    ResponderEliminar
  2. Yo leí a Pessoa hace más de veinte años, su Libro del desasosiego. Me resultó árido, pesado. Me he vuelto a encontrar con él, y digo como tú. Ahora lo entiendo de otra manera. Tendré que buscarle tiempo para volver a leerlo. Desasosegémonos. Por cierto, me he encontrado no con Pessoa, sino con Caeiro leyendo a Álvaro Pombo. Casualidades, caminos, destinos... ¡quién sabe!

    ResponderEliminar