... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

25 de marzo de 2014

La paloma de Kant.



Immanuel Kant elabora una hermosa metáfora referida a una paloma en su "Crítica de la razón pura". Aunque el filósofo nos habla del racionalismo y el empirismo, de la experiencia y la razón, nosotros, profanos en esa metafísica tan profunda, podemos tomar la metáfora en un sentido más mundano, más vulgar si se puede decir así. ¿Acaso las metáforas, como las parábolas del evangelio, no son sino juegos de palabras para hacer más comprensible el mensaje?

La ligera paloma, en su libre vuelo, al cortar el aire la resistencia del cual siente, podría imaginarse poder volar todavía mejor en el vacío.

La paloma, como nosotros los humanos, ignora que sin la resistencia del aire no es posible volar. Que el mismo aire que ella cree le dificulta el vuelo es lo que lo hace posible. No es posible volar en el vacío. No se puede caminar sin sentir el peso del cuerpo en nuestros pies. Todo es vano sin esfuerzo. Aún cuando, como la paloma, no seamos capaces de percibirlo así.


1 comentario:

  1. Redondo. Las palabras también ofrecen su resistencia, Manolo. Todo es vano sin esfuerzo. Por supuesto. La metafísica se pone a hacer fitness. Un abrazo grandísimo.

    ResponderEliminar