... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

29 de junio de 2014

Reseña. Opus Nigrum. Marguerite Yourcenar.




     Son necesarios muchos libros para releer un libro. Unos se empiezan y se desechan, la mayoría se terminan con mayor o menor éxito, y al cabo de muchos de ellos se encuentra alguno que merecerá la pena volver a leer al cabo de unos años. Podemos decir que la relectura es un placer muy caro, porque se paga con la moneda más valiosa: el tiempo. Sin embargo, la sensación al volver a abrir el mismo libro, del que lo único que habrá cambiado será el color, algo más oscuro, de sus páginas, y constatar al leerlo cómo hemos evolucionado, como lo afrontamos con muchas más preguntas que la primera vez, es impagable. El libro es el mismo. Nosotros, sin embargo, somos otros.



    Opus Nigrum es la biografía de un médico, alquimista y filósofo llamado Zenón, que encarna la historia de hombres como Copérnico, Leonardo, Miguel Servet o  Paracelso, que tuvieron que afrontar una época histórica excepcional. Asistimos al final del medioevo y a la venida de un hombre nuevo, el hombre del Renacimiento. El título de la novela de Marguerite Yourcenar hace referencia a un término alquímico. Para entender este término hay que desechar la simplificadora idea que tenemos de la alquimia como el arte de transformar el plomo en oro. En realidad es algo muy distinto.


     La alquimia consiste en un proceso de ruptura con lo establecido, de racionalización y duda de lo aceptado como cierto, de la destrucción de los dogmas e ideas inmutables, para llegar a la verdad, al conocimiento de lo absoluto mediante un proceso de transformación, un proceso de ensayo y error. De alguna manera es una mirada íntima, un "Intus Legere", leer al interior de las cosas (esto significa la palabra inteligencia), un observar para entender. Ideas peligrosas, sin duda, en la Europa del siglo XVI. El proceso de ruptura, de separación y disolución de la materia, es el Opus Nigrum, que iniciaba el camino para alcanzar el Opus Magna, o Gran Obra, en términos alquímicos.



       En una Europa convulsa, en guerra constante entre los distintos protestantismos y el catolicismo, no se encuentra un rincón que sea ajeno a la intolerancia. Hija de la ignorancia, como el miedo, vendrá a ser el peor enemigo del nuevo hombre, que con frecuencia acabará en la hoguera o en la horca. La investigación científica y el librepensamiento de muchos hombres y mujeres reflejados en el Zenón protagonista de Opus Nigrum conformaron la sociedad europea actual, en una lucha constante contra los poderes más reaccionarios encarnados por las distintas visiones del cristianismo que sólo tenían en común una cosa: el inmovilismo en sus dorados y privilegiados sillones anclados en la Edad Media.