... somos el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer
no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana.
Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro,
que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto.
También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Jorge Luis Borges.

23 de febrero de 2016

El Romanticismo. Más allá del velero bergantín.







¡Cuán necios son los que al pulsar la lira
cantan a la mujer himnos de amores!
¡Cuán necios son si buscan la mentira
por consolar sus ansias y dolores!

Pues la mujer, si llora y suspira,
es porque en sus histéricos furores
desea un hombre que le ponga al cabo
pan en la boca y en el coño un nabo.


José de Espronceda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario